Asesoria online o low cost


TODOS LOS BENEFICIOS DE LA ASESORÍA ONLINE SIN NINGUNO DE SUS PROBLEMAS

 

Las asesorías y despachos contables han sido un sector muy estable hasta no hace mucho tiempo, con clientes relativamente fieles y poca necesidad de evolucionar. Sólo la asesoría online o low cost, algún cambio normativo, presentaciones telemáticas y poco más, han cambiado el horizonte en los últimos tiempos.

Hoy en día aún vemos asesorías que cobran 180 € al mes a sus clientes por EXACTAMENTE LO MISMO que Disyem cobra la mitad. Este miedo a dejar a tu antigua asesoría sólo se está venciendo a base de tener un miedo aún mayor a pagar hasta 1.500 € al año más por los servicios de asesoría en materia contable y fiscal.

Por la tipología de empresa que existe en nuestro país, los últimos cambios tecnológicos a nivel de OCR y procesamiento de datos no han sido tan influyentes para pymes y autónomos y su efectividad se ha visto continuamente en entredicho.

Ahora nos encontramos “La Crisis” y, qué hacemos…pues ser competitivos!!! Algunos tratan de mantener sus márgenes a través de reducir horas de atención a los clientes, dedicar menos recursos a la formación de sus empleados o delegar tareas administra

tivas en becarios. Otros se decantan por inversiones en asesoría online o low cost, posiblemente más baratas que las tradicionales pero con graves problemas de atención y personalización.

asesoria online asesoria low cost

Por último, estamos los que creemos que hay que trabajar más, ser mejores y más competitivos a través de la especialización y la captación a través de un precio ajustado a la realidad que estamos viviendo.

Esta gran diferencia de precios está posicionando a la asesoría online como sinónimo de asesoría barata o low-cost, añadiéndole una percepción de baja calidad que es uno de los factores que por ahora están permitiendo a las asesorías tradicionales mantener clientes, aunque la calidad de sus servicios no sea excesiva.

En resumen, si te planteas un cambio de asesoría o gestoría, puedes elegir entre:

  1. Hablar con una máquina o mandar interminables correos sin saber a quién reclamar, todo muy barato eso sí.
  2. Seguir con tu asesoría pagando aproximadamente el doble de lo que pagarías si pidieras precio de nuevo hoy.
  3. Probar una asesoría actual, dinámica, con experiencia y ganas de crecer juntos y pedirnos un presupuesto. Sólo prueba a conocernos sin compromiso de permanencia ninguno, del resto nos encargamos nosotros.
[Total:2    Promedio:1.5/5]