¿Cómo calcular el IVA de una factura?

Para cualquier ciudadano es importante saber calcular el IVA de una factura. Es la forma de conocer el valor real de un producto o servicio. No obstante, se trata de una operación sencilla, aunque primero es necesario conocer un poco este impuesto.

Qué es y cómo calcular el IVA de una factura

El IVA, o Impuesto sobre el Valor Añadido, es un tributo de tipo indirecto. Esto significa que no lo recauda directamente Hacienda, sino que lo hace a través de un empresario quien a su vez lo aplica al consumidor.

Porque el IVA graba las ventas y las prestaciones de determinados servicios por parte de empresarios o profesionales, así como la importación de bienes y las adquisiciones intracomunitarias.

Sujeto pasivo y cálculo del impuesto

En consecuencia, el sujeto pasivo del impuesto es el ciudadano particular. Porque todos los intermediarios en la compra-venta pueden desgravar, al menos, parte del IVA que han pagado aplicándoselo a su comprador menos aquel. Para hacerlo, basta que apliquen la siguiente fórmula:

IVA repercutido – IVA soportado = IVA a ingresar en Hacienda

Tipos de IVA en España

En España existen tres tipos de IVA que se aplican en función del producto o servicio que se graba.

El primero es el super reducido, cuyo tipo es el 4 % sobre el valor del citado producto. Graba a los considerados de primera necesidad. Por ejemplo, los alimentos básicos (pan, leche, etc.) y medicamentos. Y también a servicios que cumplen el mismo requisito.

El segundo es el reducido y su tipo el 10 % sobre el valor del producto. Los que se incluyen en él son, por ejemplo, los restantes alimentos y artículos médicos tales como gafas o prótesis. Así mismo, llevan IVA reducido servicios como el transporte de pasajeros.

Finalmente, el tercer tipo de IVA es el normal, grabado con el 21 % sobre el valor del producto. Con carácter general, es el que se aplica a todos los productos y servicios que no están incluidos en los dos anteriores.

Formas de calcular el IVA de un producto o servicio

La manera más sencilla de calcular el IVA que lleva aplicado un artículo o un servicio es mediante las fórmulas siguientes que varían según la cifra que se tenga.

Si se posee el precio total de un producto o servicio, la fórmula a aplicar sería:

Cantidad total x 0,21 = importe correspondiente al IVA

Esta manera de calcularlo, valdría para el tipo normal. Si se tratase de productos grabados con el reducido o el superreducido, bastaría sustituir 0,21 por 0,10 y 0,04 respectivamente.

En cambio, si se tiene el precio neto de un producto o servicio y desea saberse el precio total con IVA, la fórmula sería:

Cantidad neta x 1,21 = Precio total

Del mismo modo que en el caso anterior, esto sería si hablamos del tipo normal. Para el reducido y el superreducido, habría que reemplazar 1,21 por 1,10 y 1,04 respectivamente.

En conclusión, el Impuesto sobre el Valor Añadido es un tributo indirecto cuyo sujeto pasivo es el ciudadano particular. Y calcular el IVA de una factura resulta muy sencillo con las fórmulas mencionadas.