Saltear al contenido principal
Las Cuentas Anuales Y La COVID-19

Las cuentas anuales y la COVID-19

Las cuentas anuales son unos de los documentos más relevantes que maneja una empresa. Por eso, sus responsables suelen contratar a asesorías que se encarguen de entregarlas en tiempo y forma.

Explicamos cómo nos ha afectado el nuevo plazo por la COVID.

El plazo ampliado por la COVID respecto a esta contabilidad

Recordamos que estas cuentas, además de ser de presentación obligatoria (quienes no las depositen en el correspondiente Registro Mercantil se exponen a sanciones económicas e interventoras), constituyen una carta de presentación óptima para las empresas.

Se trata de unos documentos relevantes a la hora de acreditar con precisión y transparencia el estado financiero de una empresa. Por ejemplo, cuando haya que negociar con otras empresas, pedir un préstamo a una entidad de crédito o presentar la candidatura a una ayuda que promueva la Administración Pública.

Por lo que respecta a las de 2019, hemos de valorar que se ha implantado un plazo ampliado por la COVID.

¿En qué consiste el nuevo plazo por la COVID?

Hemos de retrotraernos al Real Decreto-ley 19/2020, de 26 de mayo (publicado en el BOE de 27 de mayo), que, en virtud del parón de determinados procedimientos administrativos y judiciales, señala que el plazo de tres meses que se da para cumplimentar estas cuentas va a empezar a contar a partir del 1 de junio de 2020.

Por otro lado, el plazo de la aprobación se ha visto reducido a los dos meses posteriores a la expiración del de formulación. Además, vale la pena repasar las medidas establecidas por el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo.

Como se suspenden los tres meses de plazo (desde el cierre del ejercicio social) para formular las citadas cuentas, se reanudan durante tres meses más desde la finalización del estado de alarma.

Si estas cuentas ya habían sido formuladas antes de que se decretara el estado de alarma, el plazo para que los auditores las verifiquen se va a extender a lo largo de los dos meses siguientes a su conclusión.

De la misma manera, hemos de destacar el aplazamiento de las reuniones de las juntas generales que aprueban las cuentas anuales (tres meses después de la finalización de su plazo de formulación).

En el caso de que ya las hubieran convocado antes de la publicación del estado de alarma (con fecha para celebrarlas posterior), la convocatoria (tanto respecto al lugar como en cuanto a la fecha) podría ser modificada o revocada.

Aparte, hay que valorar que se va a permitir una segunda autoliquidación del Impuesto de Sociedades antes del 30 de noviembre de 2020.

En definitiva, las cuentas anuales son claves para el presente y futuro de una empresa, por lo que no podemos desconocer los plazos que les afectan en 2020.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba